sábado, 14 de febrero de 2015

Yendo

Un peregrino sobre un camino donde no se ve ni principio ni final.
No carga con sentidos o motivos o fin. Los perdió.
Tampoco carga con la idea de seguir el camino ni con abandonarlo.
Un peregrino que no carga con Dios.
Solo contempla sus pies descalzos y sigue. . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario