lunes, 9 de septiembre de 2013

Anuencia



Me gustaría creer
que es el sol
quien se aleja indiferente
casi con gusto
de sus minúsculos hijos
dejando que caiga la noche
en sus aislados hogares
ahora húmedos
ahora fríos
donde se favorece
el crecimiento
de la mala hierba
de la crisálida ilusoria
que separa engañosa
lo inseparable
pero es el satélite
quien se aleja inevitable
hasta con resignación
del gran faro
del dador de la flama

Deja entonces encendida 
mi pequeña lámpara por las noches
para que no se hagan largas
y ande a tientas
para que no vuelva a crecer la hierba
del que pretende que las sombras
sean eternas
o se perpetuen
indefinidamente






No hay comentarios:

Publicar un comentario