lunes, 23 de agosto de 2010

El hombre cree tener poder

El hombre cree tener poder, con toda las facetas que este contiene, pero tal cosa no se si existe. El hombre piensa que esta fuera, fuera con lo que significa estar separado aislado, una cosa que tampoco creo sea semejante.
Y mejor dicho algo en el hombre tiene esa naturaleza, otra ves el hombre habitado por diversas cosas y naturalezas que actúan sobre el hombre.
El hombre puede tener conciencia, autoconciencia pero la conciencia muere en si misma, este al contener esta naturaleza (conciencia) cree nuevamente poder modificar y cambiar las cosas por si mismas, algo en el por contener conciencia pretende “controlar” ya sea internamente como externamente, si es que tal cosa existe, “control”, “poder”, ¿posee realmente esto o es nuevamente una creencia? El hombre carece de poder vive en la mentira, en la ilusión y a partir de esta mentira e ilusión “vive” en ese mundo inexistente mientras las cosas son como son y el sigue creyendo y creyendo.
El hombre es afectado por todo igual que todas las cosas que existen, que son, y son afectadas todas las cosas por algo que no son las formas sino por lo que habita la forma, lo que vive en la forma es una fuerza, la misma fuerza que habita en un árbol, en un río, en el planeta y obviamente el hombre mismo. Todo el tiempo esta fuerza se esta autorelacionando en si misma o sea entre si, ella se afecta y es afectada a si misma através de las formas y en forma directa.
Este ser (hombre) cree ser influenciado y afectado por las formas y a la ves cree afectar las cosas que lo rodean por su forma por si mismo, error en el que cae y comienza a “creer” nuevamente que el tiene “poder”, “control”, vuelve a vivir en la ilusión cada ves que recae en la creencia.
La “conciencia” la autoconciencia solo le otorga al ser ni más ni menos que conciencia y no control, ni poder.
El problema no esta en hacer o no hacer, el punto es que puede comprender , “ver” lo que es , lo que sucede en la existencia, en el movimiento de la vida, y es algo que ignora si lo comparte con toda la existencia o solo con algunos.
El hombre que ha abierto “el Ojo” es el que “ve” el movimiento de la vida y no cree poder o controlar.
Así el que se reconoce con poder y control sigue en la ilusión de “destruir” o “construir” y al deshacer o rehacer las formas cae en la ilusión nuevamente del poder y el control, através de el actúa una fuerza y es la fuerza misma la que afecta.
El hombre no actúa ni deja de actuar, no se trata de esto el punto es la conciencia, no es hacer o dejar de hacer el punto es ser, algo que no se puede evitar aunque el hombre cree por poder controlar.